La otra

Pase de ser la mejor amiga, a ser la “otra”, y fueron pasando los meses y yo seguía estando con él…

 

Mi mejor amigo y yo éramos inseparables, siempre salíamos, yo iba a su casa y viceversa, nos contábamos todo, lo que él no sabía era que yo siempre había sentido algo más que amistad por él, un día nos besamos y todo comenzó a cambiar, éramos como amigos con beneficios, yo no estaba de acuerdo con esto, porque él estaba en una relación, pero no me importo porque lo quería.

Pase de ser la mejor amiga, a ser la “otra”, fueron pasando los meses y yo seguía estando con él, parecíamos novios pero no lo éramos.

El terminó con su novia y me alegre pensando que esta sería mi oportunidad para que él se tome las cosas en serio… pero me equivoque, el consiguió otra novia, pero al mismo tiempo estaba conmigo, me decía que me quería pero que no podíamos estar juntos de la manera en que yo quería, me aburrí de eso y me aleje, lo borre de todas las redes sociales y perdí contacto con él.

Pasaron 4 meses, en los que de verdad pensé que lo había superado, pero todo eso se derrumbó cuando me lo encontré por casualidad, volvimos a hablar, me contó que estaba bien con su actual novia y en el fondo me dolió más de lo que imagine, creo que me enamoré.

Hace unos días nos juntamos en su casa para una comida familiar, me presento a su mamá y hermanos, fue todo muy lindo y me pregunté: ¿por qué me invito a mí y no a su novia? Hablamos de muchas cosas, y comenzó a abrazarme y decirme que me extrañaba, y me besó, al principio me resistí pero luego me deje llevar, lo quería mucho así que volví a la misma posición de antes, ser su pasatiempo, de verdad intento alejarme pero no puedo, es como un círculo vicioso, siempre vuelvo a lo mismo y de verdad es muy doloroso ver que trata a su novia, de la misma manera en que me trata a mí.

Por Violeta.

2 comentarios

  1. Buenos días, Me siento identificada con la historia de tua miga, a mí me pasó lo mismo una vez y realmente fue difícil alejarme de él. Pero ya eso se acabó. saludos.

    1. Nunca digamos ya se terminó, por que no sabes lo que tú corazón sentirá si un día te topas nuevamente con él, en una situación determinada que propicie un momento mágico, recuerda que nuestros sentimiento muchas veces nos engañan y damos el brazo a torcer. Saludos Mariposita hermosa…Espero volver a leer tus comentarios pronto.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.